44 Feria del Libro de Córdoba 2017.

Tengo tantísimo que agradecer a la gente que me apoya, que hasta he tardado en escribir este post para no resultar tan empalagosa.

Imagen13.jpgEl pasado día 30 de marzo, en la Feria del Libro de Córdoba, fui a firmar mi novela ENTRE LA BÁSCULA Y LA PARED. Tan emotivo fue el momento, así como muchos otros que me hacéis vivir, que lo recordaré por siempre.

Simplemente darle las gracias a todos los que fueron, a los que quisieron pero no pudieron, a los que se hicieron, además, con un Wuemby para sus nietos, sobrinos o hijos, etc. Para un escritor, estar rodeado de gente que lo lee, es algo maravilloso. Y tengo la suerte de ver que mis historias os transmiten lo que mi corazón desea comunicar y compartir. Por lo tanto, gracias a todos los que día a día nos regaláis un trozito de vuestro tiempo a los escritores. También me gustaría agradecerle a la Feria del Libro de Córdoba por concederme, otro año más, veinte minutos extra para terminar de firmar.

Gracias a las librerías que día a día promueven y fomentan la literatura. En especial, a las que este año se han volcado conmigo con su simpatía y cariño. Juntos, hacemos equipo. Destacar entre todas, mi agradecimiento a Librería Nobel por su cariño y cartel, a Librería Maribel por su apoyo infinito y ventas y a Librería Luque por su cortesía y buen hacer.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Os dejo el vídeo-resumen aquí y algunas fotos, sobre estas líneas. El recuerdo de una buena tarde rodeada de esos lectores que forman parte de mi vida al compartir mis letras.

_________________________

Publicado por María del Pino.

Anuncios

Feria del Libro de Montilla 2017.

El pasado 19 de marzo, a las 12h, me invitaron a presentar mi décimo libro publicado “ENTRE LA BÁSCULA Y LA PARED” en la II Edición de la Feria del Libro de Montilla.

Como valor positivo, destacar que tuve un gran recibimiento por parte de las librerías que se encontraban llenando de luz la PLAZA DE LA ROSA y por parte del chico que se encargaba del audio. En especial, destacar a la Librería Nobel y a la Librería Pedro Ximénez.

Aunque no fue una presentación con “destacado número de personas” y de que por la situación del lugar del evento creo que resultó un poco “violento” para una presentación, ya que no hubo mucha gente “sentada” en las sillas que el Ayuntamiento dispuso bajo una pequeña sombrilla, tengo que dar las gracias a los lectores y oyentes que se pararon y dedicaron parte de su tiempo a escucharme hablar sobre mi novela y leer lo poquito que leí.

Volver a ver que la gente crea empatía con los sentimientos de mis personajes al leer, e incluso que se les escapa una lágrima furtiva, me llena de satisfacción y hace que no me importe si hablo bajo el sol,equilibrándome para recibir sombra, o para 15 o 20 personas que están dispersas. No importa aunque al principio hasta uno mismo crea que sí porque mientras se pueda tocar uno o dos corazones, el esfuerzo, los kilómetros o los sentimientos confusos habrán merecido la pena.

Gracias también a esas personas que os habéis acercado a verme o a llevarse mi libro. Ojalá os guste y llegue al corazón. Como allí dije “una persona no debería plantearse si debe perder peso, o no, solo por mera estética. Una persona debe llevar la talla que le dé salud física y mental. Pues más vale ser feliz y tener salud, que estar sin salud por sobrepeso o no tenerla por poseer un cuerpo escultural y una mente enferma y triste”.

Hoy, como punto negativo o, más bien, petición a mejorar para el Ayuntamiento de Montilla, es sugerirles dar un poco de publicidad a los autores que cogen carretera, tren, autobús o su propio calzado para desplazarse e ir a compartirse ellos mismos y su literatura con todos (un “todos” que desconoce si viene alguien o quién viene). Hubiese estado genial ese detalle al igual que un poco de sombra (fue un día de calor). Por fortuna, yo tuve una sombrilla durante la primera media hora, pero mi compañero no y… eso, acusa a la salud. A pesar de estas “dos cosillas” (publicidad y un poco de sombra), daros mi más sincera enhorabuena por la iniciativa y deseando ser invitada a una III Feria del Libro de Montilla, que de seguro será mucho mejor.

Felicidades. Un Ayuntamiento que facilita a sus habitantes el acercarse a la literatura, es un Ayuntamiento implicado con el bien común.

Ver aquí el vídeo resumen.

 

__________________________

Publicado por María del Pino.

 

 

Invitación: Presentación y firma de Libros en la Feria del Libro de Montilla 2017.

95bb819d-d2b9-4f94-b380-68ea1b9c4e84

 

DOMINGO 19

A LAS 12H.

EN LA FERIA DEL LIBRO DE MONTILLA

SE PRESENTA Y FIRMA: ENTRE LA BÁSCULA Y LA PARED

LIBROS EN: LIBRERÍA NOBEL.

Vídeo-invitación aquí.

Resumen: “10º aniversario del blog: Mi cocina y otras cosas, de Chary Serrano”

Imagen5.jpgPara hablar del blog Mi cocina y otras cosas y del evento que tuvo lugar, debo decir primero quién es su autora: Chary Serrano. Hace ya muchos años que la conozco y que nuestra amistad comenzó a “cocerse”, pero es en estos últimos en los que estoy descubriendo más la mina de oro que tiene dentro. Y ya no solo me refiero a la que tiene en su cabeza repleta de ideas, sino a la que nutre su cálido corazón.

Chary Serrano es una blogger de moda muy carismática cuyos conocimientos y actitudes en los terrenos en los que se mete son dignos de admiración. Además, como influencer, es una estupendísima profesional.

Su blog principalmente trata sobre temas gastronómicos. A Chary le encanta la comida sana y saludable, así que en su blog encontraréis, además de buenos guisos y postres estupendos, un recetario extenso de comida sana y saludable.

Chary, que para más inri es una referencia como persona con un increíble DON DE GENTES, nos invitó este pasado 21/02/2017 a un evento espléndido y exquisito en el que ella celebraba el 10º aniversario de su blog y carrera.

Allí, gente muy importante e influyente, dejó su cargo atrás para ser lo que una persona necesita en momentos como esos: amigos. Y tengo que asegurar que llenó la sala de amigos y familia que solo le desean lo mejor.

Hablando del evento en sí, se celebró en la sala D. Julio Romero de Torres del Real Círculo de la Amistad, Córdoba. Allí, D. Ricardo Rojas (presidente de la Cofradía Gastronómica del Rabo de Imagen2.jpgToro) fue el que abrió el acto de una manera solemne y elegante. También participó de una manera amena y muy correcta Ricardo Hernández Rojas, cuya exposición sobre lo que hace Chary Serrano por la sociedad nos dejó más embelesados. Antes de pasar a la protagonista, Miriam Cozar, una cheff increíble que he tenido el placer de desvirtualizar al fin, puso su corazón sobre la mesa de tal manera que nos emocionó a todos con su simpatía y carisma. Para finalizar, Chary Serrano comenzó a hablar y, con ello, la magia fluyó, ¿¡cómo no!? Cuando digo “magia” es porque me resulta increíble lo que esta mujer provoca no solo en mí. Bien podréis comprobar en el vídeo que todo el que habla con ella acaba embrujado con su encanto y sonriendo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acto seguido, después de aplausos y aplausos, y más aplausos, a Chary y los demás ponentes, disfrutamos del catering que nos ofrecieron gentilmente: Miriam Cozar, que hizo unos estupendos piononos y una fantástica ratatouille, así como colaboraron Embutidos Jurado con un chorizo que quitaba el sentido, un fino de Montilla-Moriles, queso por cortesía de supermercados Piedra, salmorejo de Matías Vega (Cofradía del Salmorejo Cordobés), patatas de Maribel, aceite de oliva virgen extra de Duernas y panes variados del grandísimo panadero José Roldán, a quien me hubiese gustado conocer en persona.

Mi más sincera enhorabuena a todos los que han hecho posible este evento y a Chary Serrano por hacer tantísimo por la sociedad. las mujeres, la gastronomía y Córdoba.

Aquí dejo el vídeo-resumen del acto.

María del Pino.

_________________________________

Aviso legal: gran parte del contenido de este blog se encuentra protegido por el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual.

¿Leer, o no leer…? Mejor, pon el Sálvame.

¿Leer, o no leer…? Mejor, pon el Sálvame.

Antes de empezar, quiero dejar claro que aunque sea algo que no me guste, no quiero ofender ni al programa que puse como ejemplo, ya que podría haber dicho otros como GH, etc, ni a aquellos que los vean porque para gustos, los colores. No obstante, aquí dejo mi opinión personal sobre lo que vivo, sin ánimo, repito, de ofender a nadie.

Quizás, no sea buena idea publicar este artículo sobre la literatura y el bien común que esta hace, ya que es la pasión que me mueve el corazón. Sin embargo, debo hacer esta “llamada de auxilio”. No como escritora o ilustradora. Debo hacerla como ciudadana del hoy y del mañana ya que últimamente veo muchos memes tipo “Una cabeza vacía hace más ruido que una llena”, etc, etc, etc… En mi corta experiencia literaria (seis años hará en tres días de la publicación mi primera novela) he paseado y pasado por muchos centros de secundaria y primaria gracias a mis cuentos para niños o mis libros. Así pues, expongo la situación y lanzo mi pregunta.

Imaginad que entráis a un aula de un colegio cualquiera (me ha pasado en varias clases de distintos centros) y que lo primero que nos encontramos es la falta de atención. Eso, como algunos creemos, no es culpa de los profesores, sino de la educación de nuestros hijos (también hay excepciones para todo, ojo). Lo segundo que ocurre en esta situación que planteo es que a los cinco minutos de llegar, mientras el profesor intenta que guarden silencio, empecemos a escuchar los cotilleos de “la” Belén Esteban, el Fulanito de Copas o el Menganito de Asaber. Eso, amigos, es lo que ven los niños de hoy en día. Tal es la curiosidad de si hablan de lo que escuchan de sus mayores o saber si se trata de sus propias conclusiones al verlo (hablo de niños de nueve-diez años), que nos acercamos y preguntamos. ¡Ouch!, la curiosidad mató al gato. Y es un dicho que a veces, duele. Os garantizo que la sorpresa es, cuanto menos, grande ante las respuestas que me he llegado a encontrar. Son del calibre “¿Para qué voy a leer un libro, con lo aburrido que eso es, si el programa es más divertido y no tengo que hacer el esfuerzo (se sobreentiende que de concentrarse)?”. No me digáis que, si fueseis en ese momento el escritor, no os preguntaríais llegados a ese punto “¿Y qué hago, pues, aquí?”.

En vez de enseñarles a dar la vuelta al mundo, bajar al centro de la tierra, las clásicas historietas de las aventuras del pirata Garrapara, o a desarrollar su imaginación y creatividad… En vez de alentarlos y animarlos a hacer aquello que ellos quieran a la vez que preocuparnos por su educación y estudio, por sus horas de risas y juegos en familia que dejen de lado la individualidad de la “maquinita” o el móvil… los estamos enseñando desde temprana edad a ser adultos que solo se preocupan por ver con quién se ha acostado aquel famoso o aquella presentadora de programas del corazón.

No sé qué sentiréis al leer estas líneas (y si sois profesores habréis experimentado algo similar), pero, realmente, he pasado por clases en las que la educación es “una cosa” que NO EXISTE (hablo de niñas montadas en la mesa haciendo el gorila mientras berrean como demonios y niños que abren la puerta y “se piran de clase” a “pasear por ahí” porque, como dicen “se aburren un huevo”). Y, no sé si tendrá que ver o no, pero en esas clases… solo leían los dos o tres niños que sí sentían algo de respeto hacia ese profesor o profesora y hacia esa persona invitada que está perdiendo parte de su tiempo en ir a hablarles de algo tan maravilloso como lo que es el mundo de los cuentos y relatos: la literatura.

A veces, he tenido mucha dificultad para captar la atención y “ser escuchada”, que no me refiero a compartida. De hecho, les he tenido que explicar que a todos nos gusta leer y escribir con un truco muy sencillo y actual que sí hace que deseen saber qué es lo que les tienes que decir: los whatsapp. Ahí, el mundo literario vive y se muestra latente. A ellos, a vosotros, a mí… A todos nos gusta recibir mensajes o escribirlos, nos gusta enviarlos así como mandábamos los antiguos papelitos que nos pasábamos en clase. Ahí es cuando los pillas con la guardia baja y puedes aprovechar para hablar sobre la importancia de la ortografía ya que, en el mundo de las redes sociales y nuevas tecnologías, las confusiones están a la orden del día al ser provocadas por falta de colocar correctamente una coma o por no entender “al que lo ha escrito”. La literatura vive presente entre nosotros porque hasta en los programas de televisión que tanto ven sus padres, tíos o abuelos, hay un guión incluso cuando la gente piensa que no lo hay. Este se escribe, corrige, rectifica y amplía o recorta cada día a gusto del consumidor. De ahí, una pequeña observación y mi pregunta en dos partes…

Está claro que no está bien obligar a nadie a leer, ni a nada que uno no quiera. No es bueno forzar a otro ser (ya sea humano o animal), pero… ¿y si compartimos esa lectura en vez de compartir esa mirada a una “caja tonta” que nos muestra solo un programa donde se paga por insultar y malmeter? ¿Qué tal si, al menos, lo intentamos un poquito?

Me gustaría también arrojar una lanza a favor de aquellos profesores y padres que muestran el camino de la literatura de una forma tan mágica, que los propios niños son los que van contando los libros que leen durante el curso escolar simple y llanamente porque les parece algo emocionante. Cuando en una clase quieres llorar de pena e impotencia por el trato recibido, en estas últimas de júbilo y emoción. Pienso que saber historias, vivir siendo niño, reír con los cuentos y disfrutar con la inocencia es lo mejor. Esa inocencia que poco a poco, por la tragedia de la sociedad y por desgracia, en muchos lados se está perdiendo de manera obligada.

Propongo en este artículo pensar en una historia que nos haya marcado y regalar ese libro a nuestros jóvenes con la ilusión de disfrutar juntos aquello que marcó una etapa de nuestra vida. Que no haya nadie que llegue a la conclusión diaria de: ¿Leer, o no leer…? Mejor, pon el Sálvame.

_________________________________

Aviso legal: Tanto este escrito como gran parte del contenido de este blog se encuentran protegidos por el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual.