Donde habita mi destino, de Tessa Mas.

DSC_0497bAyer, en Librería Luque, presenté la novela de Tessa Mas: donde habita mi destino. Fue una charla entre amigos de sus letras en la que compartimos vivencias, amor por la literatura y una pegajosa calor que pudimos combatir estupendamente gracias a las instalaciones y la cortesía de los dueños y empleados que, como siempre, nos trataron con amabilidad y cuidados.

De su biografía poco voy a decir ya. Solo haré un breve resumen.

DSC_0480b

Tesa Mas, nacida en Barcelona, es una apasionada de la literatura y escritura. Comenzó sus andanzas por este mundo con su primer libro de poemas al que le siguió aquel que ya presenté hace dos años en la Feria del Libro de Córdoba: Relatos de un día gris. Ha ganado algunos concursos literarios y estuvo en las ondas con un programa propio en el que entrevistaba a otros autores.

Entrando ya en la materia que nos interesa, el libro, decir como persona que ha leído su libro de principio a fin  que Tessa plantea una historia romántica que para nada resulta empalagosa.

Narrada en tercera persona, nos cuenta la historia de Esther, una joven de dieciséis años que va al instituto. Prácticamente, durante el transcurso de la misma, se desarrolla el roll familiar: padres protectores, amor de hermanos, etc. Sin embargo, lo que realmente nos muestra la obra es cómo una muchacha joven, de aspecto infantil, se enamora perdidamente de un chico mayor que ella e hindú. Ese amor platónico la atropella de tal manera que, a la partida de él a su país de origen, entra en una depresión. La piel canela del muchacho, sus ojos tiernos, su sonrisa, cartas y, en general, todo él,  crean un amor incondicional repleto de idilios y promesas.

DSC_0485b.jpgComo bien dice la contraportada, Pedro, su amigo y vecino, vive desde la más tierna infancia enamorado de ella, por lo que la ayuda a salir de ese caótico estado moral en el que se encuentra sumida. Con el paso de los años, varias sorpresas se entrometen en la vida de Esther, dándole así más realismo a la historia.

Tessa nos muestra una novela con un vocabulario cercano. Es una historia de café en un día de lluvia, de parque en una tarde de sol. De entretenida lectura y fácil compañera de un viaje en tren. Se puede leer en una tarde o en varias sin perder el hilo de la trama.

Recomendable para los jóvenes, pues… a pesar de la pasión que derrocha la chica por nuestro atractivo hindú y tener una escena esperada y bien recibida de amor, no hay nada censurable. Además, documenta bien algunos lugares de donde transcurre.

Una novela que os invitamos desde aquí a que os acompañe en vuestra próxima lectura.

Con estas palabras me despedí y di paso a la protagonista: Tessa Mas.

_____________________

Publicado por María del Pino.

AVISO: Gran parte del contenido de este blog se encuentra protegido por el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual.

 

“Mírame. Ahora te toca a ti”, de Marissa Cazpri.

Es primavera y, como dice el dicho, la sangre altera. Hablemos nuevamente de sexo, de placer, de extasiar nuestros sentidos y hacerlos vibrar con la literatura. Dejar volar la imaginación, recrear escenas morbosas que jamás nos habríamos planteado. Hablemos de lo que nos gusta y de lo que no nos gusta, seamos más o menos finos, delicados o brutos. Hagamos el amor o tengamos una loca noche de pasión desenfrenada, de lujuria pecaminosa. Digamos “tomarte aquí y ahora” o “follarte aquí y ahora” (sí, los asiduos a leerme os sorprenderéis de lo que acabo de escribir, pero bien sabéis que soy de lo primero). En conclusión, seamos libres, pero sinceros con nosotros mismos. Dediquémosle un ratito a nuestro espíritu sexual y seamos honestos con nuestra piel y sentidos. Se lo debemos.

mírame. ahora te toca a tiAsí pues, retomemos de nuevo el tema sobre la novela erótica de la mano de Marissa Cazpri. Hace pocos días, como recordaréis, dediqué un post con mi opinión de la primera novela de esta saga “Mírame. El juego de Marina”. Así pues, no iba a ser menos dedicarle otro a la segunda para terminar de decir así lo que pienso de este dueto Marina-Paul y su historia de amor. Porque sí, amigos, el erotismo más seductor y atrayente no es el de una noche de “aquí te pillo, aquí te mato” con una persona cualquiera de la que a la mañana siguiente ni nos acordemos. El erotismo más sensual y duradero es el que lleva un sentimiento detrás, ya sea mayor o menor, de obsesión por tener algo con alguien imposible, pura pasión y atracción física, o amor.

En la primera (atención, “spoilercillo”) terminamos de una manera que nos dejó mucho en qué pensar. Y sobre todo, con una pregunta: ¿Y AHORA QUÉ?

¿Qué? Pues mucho, amigos. Aquí, Marissa, nos plantea una serie de obstáculos de todo tipo, dignos de exaltar un “YA NO ME PUEDE OCURRIR NADA MÁS (porque peor que esto… ¿qué hay?)”, y pasa, nos cae, nos machaca hasta destrozarnos. Hay instantes en la novela en los que realmente te dan ganas de captar la atención del personaje y decirle cuatro realidades a la cara. O como diría mi abuela: cuatro verdades como puños (yo soy más bestia y soy de dar 4 hostias “BIEN DÁS”, que es lo que en realidad viene a decir el dicho popular). Es, básicamente, como querer aconsejar a tu amigo, advertirle que está haciendo las cosas mal o que no debe reaccionar de tal manera porque no es correcto. Ese amor-odio que uno llega a sentir por ambos protagonistas es una característica humana que nos hace únicos: cariño. Es, también y en parte, como ver la paja del ojo ajeno antes que la nuestra y desear quitarla. Y por eso mismo, muchas de las disputas que mantienen nos afecta como “oyentes” de esta historia.13087340_1163357703674760_7890531324777032048_n

Dichas reacciones que han llegado a cabrearme, como lectora, me hacen darle la enhorabuena a Marissa, ya que nos ha hecho tan del argumento, que cuando uno de los personajes se equivoca, mete la pata o es, simple y llanamente, “tonto” (por no decir algo peor), nos sienta mal. Y si algo nos hace sentir bien, mal, enfadarnos, enamorarnos, llorar, reír, sentirnos… fogosos, es porque el escritor ha sabido transmitir lo que deseaba y que sus personajes desprendan esa empatía que nos hace meternos en su historia.

La trama sexual sigue dando mucho juego, solo que está mejor complementada que la anterior con un cuadro mucho más versátil, ya que no es lo mismo unas vacaciones de lujo sin más preocupaciones que las que precisamente los unió que nuestro día a día, nuestro trabajo y vivencias personales ya más desarrolladas.

En esta segunda entrega, se vive más de cerca lo bueno y lo malo. Sus defectos y virtudes, sus deseos, miedos y secretos.

Paul, puede llegar a ser tan atractivo como misterioso, exigente, bobo y terco. Y Marina, no menos terca, puede llegar a ser un poco tonta o fácil de convencer con sexo. Creo que a pesar de ser personajes inteligentes y picantes, también tienen mucho de inocentes. Os invito a conocer en esta segunda parte a otros muchos secundarios que nos darán muchos dolores de cabeza, pero que ayudarán a tener un final digno del comienzo de la saga.

No digo más, solo recomendar la novela. Mucho mejor que la primera. Eso sí, habrá páginas que… mejor tener una tila cerca si eres de los que se cabrea con las tonterías humanas. JA, JA.

Enhorabuena, Marissa. Esperando tu siguiente obra.

___________________________

Publicado por María del Pino.

Frases: amor y palabras (003)

“Estar a punto de lanzarme al abismo de tus labios y detenerme al comprender la inocencia de tu mirada” (M. del Pino)

“Atrévete a morderme esta noche y yo te morderé por siempre ” (M. del Pino)

17796127_1535120039833976_1069952820971880726_n“Y esperando quedé inmóvil, sumida en la nada, en un tiempo pausado sin retorno. Esperé en silencio, sin decir palabra o moverme. Me quedé tan quieta, que los instantes efímeros discurrieron tan despacio que la sangre de mi cuerpo se heló y por la eternidad en una estática estatua sin amor me convirtió ” (M. del Pino)

 

 

 

____________________________________

Aviso legal: Gran parte del contenido de este blog se encuentra protegido por el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual.

44 Feria del Libro de Córdoba 2017.

Tengo tantísimo que agradecer a la gente que me apoya, que hasta he tardado en escribir este post para no resultar tan empalagosa.

Imagen13.jpgEl pasado día 30 de marzo, en la Feria del Libro de Córdoba, fui a firmar mi novela ENTRE LA BÁSCULA Y LA PARED. Tan emotivo fue el momento, así como muchos otros que me hacéis vivir, que lo recordaré por siempre.

Simplemente darle las gracias a todos los que fueron, a los que quisieron pero no pudieron, a los que se hicieron, además, con un Wuemby para sus nietos, sobrinos o hijos, etc. Para un escritor, estar rodeado de gente que lo lee, es algo maravilloso. Y tengo la suerte de ver que mis historias os transmiten lo que mi corazón desea comunicar y compartir. Por lo tanto, gracias a todos los que día a día nos regaláis un trozito de vuestro tiempo a los escritores. También me gustaría agradecerle a la Feria del Libro de Córdoba por concederme, otro año más, veinte minutos extra para terminar de firmar.

Gracias a las librerías que día a día promueven y fomentan la literatura. En especial, a las que este año se han volcado conmigo con su simpatía y cariño. Juntos, hacemos equipo. Destacar entre todas, mi agradecimiento a Librería Nobel por su cariño y cartel, a Librería Maribel por su apoyo infinito y ventas y a Librería Luque por su cortesía y buen hacer.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Os dejo el vídeo-resumen aquí y algunas fotos, sobre estas líneas. El recuerdo de una buena tarde rodeada de esos lectores que forman parte de mi vida al compartir mis letras.

_________________________

Publicado por María del Pino.

Mírame. El juego de Marina, de Marissa Cazpri.

14080043_955268561250317_7299020607406005042_nUna vez más, ando leyendo novela erótica de esta autora cordobesa. En esta ocasión hago este post para comentaros mi impresión sobre “Mírame. El juego de Marina”, la primera de una bilogía erótica que está dando tema para hablar.

Es curioso ver la rapidez con la que la he absorbido. En general me ha gustado bastante la saga (aunque admito que la segunda, “Mírame. Ahora te toca a ti” es mucho mejor y me parece más intensa a la hora de completar la historia que se esconde detrás del sexo y la atracción). Hablando de esta primera, me ha parecido rápida, amena, muy de “tú a tú”. De fácil comprensión y lectura.

Por poner alguna pega antes de comenzar a hablar sobre sus puntos positivos, decir que lo único que no me agrada es el uso más o menos frecuente de palabras más “fuertes” y subidas de tono en los actos sexuales. Ya comenté mi gusto (personal) sobre un “vocabulario menos duro” y algo más sutil para las escenas de sexo, así que me siento en la obligación de recalcar que Marissa sabe situarnos en todo momento en el lugar y que, a pesar de no gustarme “eso”, me ha mantenido totalmente enganchada al juego, a la intriga y a la incertidumbre de los personajes y sus personalidades.

En esta morbosa novela nos presenta el dúo Marina-Paul. Ella, se trata de una mujer algo decepcionada de su vida amorosa puesto que su marido le puso los cuernos, haciéndola así pasar al estado civil: divorciada. No es muy asidua al ligoteo y a rollos de una noche. Su mejor amiga, opuesta a ella, la anima y empuja a pasar una semana en un hotelazo de las Islas Canarias. Ya en el avión conoce al “guiri-borde” que se convertirá en el temor y placer de sus sueños eróticos más deseados. Paul, en cambio, resulta ser un galán metrosexual deseado por todas. Siempre obtiene lo que quiere y no está acostumbrado a que nadie le niegue nada. Por azares de la vida, acaban enredados en el hotel, viviendo unas vacaciones que está claro que jamás olvidarán, ya que hay segunda parte.

mirame

Al principio, muestran una relación amor-odio. Marina, desatada por el jugueteo sexual de jugar con ella misma, sin querer se acaba masturbando ante los ojos de Paul en diversas ocasiones, despertando su deseo y fantasías. Por otro lado, él se encuentra en un balancín de “te lo daría a ti si me dejaras”, ya que acaba teniendo relaciones con otras ante la mirada morbosa de Marina, a la cual le suelta siempre “mírame”.

Esto de “toma y daca”, “vivo sin ti, pero no vivo”, etcétera, acaba dando bastantes quebraderos de cabeza hasta al propio lector (esto es debido a la empatía que sintoniza al personaje con uno mismo), ya que a pesar de despedirse habiendo pasado unas vacaciones de lujo, el destino los une de nuevo, haciendo que surjan los problemas y que Marissa nos tenga que presentar un desarrollo un tanto peculiar de dos personas que se desean, pero no encuentran otra cosa que no sea motivos para NO estar juntos.

El final de la novela es un final completamente abierto. Un final que de inmediato te invitará a adquirir la segunda entrega para devorarla con mayor rapidez. De ella, ya os hablaré en otro post.

Conclusión general no solo de la novela: Marissa Cazpri es una escritora de desbordante y apasionada imaginación que sabe crear una situación completa y morbosa allá donde sus dedos comiencen a teclear. Tiene momentos muy eróticos en los que la autora no se muerde la lengua (ni los dedos o el pensamiento) para describirnos con pelos y señales las aventuras y la lujuria de los protagonistas.

Enhorabuena, compañera.

Esperando a la siguiente.

___________________________

Publicado por María del Pino.

Desvélame.

Desvélame tu fantasía más oculta, tu pensamiento más impuro. Desvélame tus más eróticos secretos y tus más inconfesables sentimientos que yo sabré guardarlos para bien usarlos cuando te decidas a insinuarte, a seducirme, a permitirme rozarte con mis labios.

bsoDesvélame el universo de tu piel que yo ardo en deseos por compartir contigo el mío, mis ilusiones y anhelos más profundos. Déjame entrar en tu boca, penetrar en tu mirada, tocarte suavemente con las yemas de mis dedos mientras te beso. Déjame sentirte tan dentro de mi ser como yo del tuyo.

Desvela ya tu cuerpo a mis ojos que mi volcán incandescente y tenaz explota. Desvela ya tu paraíso oculto a mis temblorosas manos, que se desesperan con la espera y gozan con la imaginación de intuirnos a solas en una misma habitación.

Entrégame sin pensar más tu corazón, tu locura y tu razón. Entrégate completamente a este amor que te necesita tan urgente.

Amor y palabras. M. del Pino.

____________________________

Aviso legal: Tanto este escrito como gran parte del contenido de este blog se encuentran protegidos por el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual.

¿Leer, o no leer…? Mejor, pon el Sálvame.

¿Leer, o no leer…? Mejor, pon el Sálvame.

Antes de empezar, quiero dejar claro que aunque sea algo que no me guste, no quiero ofender ni al programa que puse como ejemplo, ya que podría haber dicho otros como GH, etc, ni a aquellos que los vean porque para gustos, los colores. No obstante, aquí dejo mi opinión personal sobre lo que vivo, sin ánimo, repito, de ofender a nadie.

Quizás, no sea buena idea publicar este artículo sobre la literatura y el bien común que esta hace, ya que es la pasión que me mueve el corazón. Sin embargo, debo hacer esta “llamada de auxilio”. No como escritora o ilustradora. Debo hacerla como ciudadana del hoy y del mañana ya que últimamente veo muchos memes tipo “Una cabeza vacía hace más ruido que una llena”, etc, etc, etc… En mi corta experiencia literaria (seis años hará en tres días de la publicación mi primera novela) he paseado y pasado por muchos centros de secundaria y primaria gracias a mis cuentos para niños o mis libros. Así pues, expongo la situación y lanzo mi pregunta.

Imaginad que entráis a un aula de un colegio cualquiera (me ha pasado en varias clases de distintos centros) y que lo primero que nos encontramos es la falta de atención. Eso, como algunos creemos, no es culpa de los profesores, sino de la educación de nuestros hijos (también hay excepciones para todo, ojo). Lo segundo que ocurre en esta situación que planteo es que a los cinco minutos de llegar, mientras el profesor intenta que guarden silencio, empecemos a escuchar los cotilleos de “la” Belén Esteban, el Fulanito de Copas o el Menganito de Asaber. Eso, amigos, es lo que ven los niños de hoy en día. Tal es la curiosidad de si hablan de lo que escuchan de sus mayores o saber si se trata de sus propias conclusiones al verlo (hablo de niños de nueve-diez años), que nos acercamos y preguntamos. ¡Ouch!, la curiosidad mató al gato. Y es un dicho que a veces, duele. Os garantizo que la sorpresa es, cuanto menos, grande ante las respuestas que me he llegado a encontrar. Son del calibre “¿Para qué voy a leer un libro, con lo aburrido que eso es, si el programa es más divertido y no tengo que hacer el esfuerzo (se sobreentiende que de concentrarse)?”. No me digáis que, si fueseis en ese momento el escritor, no os preguntaríais llegados a ese punto “¿Y qué hago, pues, aquí?”.

En vez de enseñarles a dar la vuelta al mundo, bajar al centro de la tierra, las clásicas historietas de las aventuras del pirata Garrapara, o a desarrollar su imaginación y creatividad… En vez de alentarlos y animarlos a hacer aquello que ellos quieran a la vez que preocuparnos por su educación y estudio, por sus horas de risas y juegos en familia que dejen de lado la individualidad de la “maquinita” o el móvil… los estamos enseñando desde temprana edad a ser adultos que solo se preocupan por ver con quién se ha acostado aquel famoso o aquella presentadora de programas del corazón.

No sé qué sentiréis al leer estas líneas (y si sois profesores habréis experimentado algo similar), pero, realmente, he pasado por clases en las que la educación es “una cosa” que NO EXISTE (hablo de niñas montadas en la mesa haciendo el gorila mientras berrean como demonios y niños que abren la puerta y “se piran de clase” a “pasear por ahí” porque, como dicen “se aburren un huevo”). Y, no sé si tendrá que ver o no, pero en esas clases… solo leían los dos o tres niños que sí sentían algo de respeto hacia ese profesor o profesora y hacia esa persona invitada que está perdiendo parte de su tiempo en ir a hablarles de algo tan maravilloso como lo que es el mundo de los cuentos y relatos: la literatura.

A veces, he tenido mucha dificultad para captar la atención y “ser escuchada”, que no me refiero a compartida. De hecho, les he tenido que explicar que a todos nos gusta leer y escribir con un truco muy sencillo y actual que sí hace que deseen saber qué es lo que les tienes que decir: los whatsapp. Ahí, el mundo literario vive y se muestra latente. A ellos, a vosotros, a mí… A todos nos gusta recibir mensajes o escribirlos, nos gusta enviarlos así como mandábamos los antiguos papelitos que nos pasábamos en clase. Ahí es cuando los pillas con la guardia baja y puedes aprovechar para hablar sobre la importancia de la ortografía ya que, en el mundo de las redes sociales y nuevas tecnologías, las confusiones están a la orden del día al ser provocadas por falta de colocar correctamente una coma o por no entender “al que lo ha escrito”. La literatura vive presente entre nosotros porque hasta en los programas de televisión que tanto ven sus padres, tíos o abuelos, hay un guión incluso cuando la gente piensa que no lo hay. Este se escribe, corrige, rectifica y amplía o recorta cada día a gusto del consumidor. De ahí, una pequeña observación y mi pregunta en dos partes…

Está claro que no está bien obligar a nadie a leer, ni a nada que uno no quiera. No es bueno forzar a otro ser (ya sea humano o animal), pero… ¿y si compartimos esa lectura en vez de compartir esa mirada a una “caja tonta” que nos muestra solo un programa donde se paga por insultar y malmeter? ¿Qué tal si, al menos, lo intentamos un poquito?

Me gustaría también arrojar una lanza a favor de aquellos profesores y padres que muestran el camino de la literatura de una forma tan mágica, que los propios niños son los que van contando los libros que leen durante el curso escolar simple y llanamente porque les parece algo emocionante. Cuando en una clase quieres llorar de pena e impotencia por el trato recibido, en estas últimas de júbilo y emoción. Pienso que saber historias, vivir siendo niño, reír con los cuentos y disfrutar con la inocencia es lo mejor. Esa inocencia que poco a poco, por la tragedia de la sociedad y por desgracia, en muchos lados se está perdiendo de manera obligada.

Propongo en este artículo pensar en una historia que nos haya marcado y regalar ese libro a nuestros jóvenes con la ilusión de disfrutar juntos aquello que marcó una etapa de nuestra vida. Que no haya nadie que llegue a la conclusión diaria de: ¿Leer, o no leer…? Mejor, pon el Sálvame.

_________________________________

Aviso legal: Tanto este escrito como gran parte del contenido de este blog se encuentran protegidos por el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual.