“Mírame. Ahora te toca a ti”, de Marissa Cazpri.

Es primavera y, como dice el dicho, la sangre altera. Hablemos nuevamente de sexo, de placer, de extasiar nuestros sentidos y hacerlos vibrar con la literatura. Dejar volar la imaginación, recrear escenas morbosas que jamás nos habríamos planteado. Hablemos de lo que nos gusta y de lo que no nos gusta, seamos más o menos finos, delicados o brutos. Hagamos el amor o tengamos una loca noche de pasión desenfrenada, de lujuria pecaminosa. Digamos “tomarte aquí y ahora” o “follarte aquí y ahora” (sí, los asiduos a leerme os sorprenderéis de lo que acabo de escribir, pero bien sabéis que soy de lo primero). En conclusión, seamos libres, pero sinceros con nosotros mismos. Dediquémosle un ratito a nuestro espíritu sexual y seamos honestos con nuestra piel y sentidos. Se lo debemos.

mírame. ahora te toca a tiAsí pues, retomemos de nuevo el tema sobre la novela erótica de la mano de Marissa Cazpri. Hace pocos días, como recordaréis, dediqué un post con mi opinión de la primera novela de esta saga “Mírame. El juego de Marina”. Así pues, no iba a ser menos dedicarle otro a la segunda para terminar de decir así lo que pienso de este dueto Marina-Paul y su historia de amor. Porque sí, amigos, el erotismo más seductor y atrayente no es el de una noche de “aquí te pillo, aquí te mato” con una persona cualquiera de la que a la mañana siguiente ni nos acordemos. El erotismo más sensual y duradero es el que lleva un sentimiento detrás, ya sea mayor o menor, de obsesión por tener algo con alguien imposible, pura pasión y atracción física, o amor.

En la primera (atención, “spoilercillo”) terminamos de una manera que nos dejó mucho en qué pensar. Y sobre todo, con una pregunta: ¿Y AHORA QUÉ?

¿Qué? Pues mucho, amigos. Aquí, Marissa, nos plantea una serie de obstáculos de todo tipo, dignos de exaltar un “YA NO ME PUEDE OCURRIR NADA MÁS (porque peor que esto… ¿qué hay?)”, y pasa, nos cae, nos machaca hasta destrozarnos. Hay instantes en la novela en los que realmente te dan ganas de captar la atención del personaje y decirle cuatro realidades a la cara. O como diría mi abuela: cuatro verdades como puños (yo soy más bestia y soy de dar 4 hostias “BIEN DÁS”, que es lo que en realidad viene a decir el dicho popular). Es, básicamente, como querer aconsejar a tu amigo, advertirle que está haciendo las cosas mal o que no debe reaccionar de tal manera porque no es correcto. Ese amor-odio que uno llega a sentir por ambos protagonistas es una característica humana que nos hace únicos: cariño. Es, también y en parte, como ver la paja del ojo ajeno antes que la nuestra y desear quitarla. Y por eso mismo, muchas de las disputas que mantienen nos afecta como “oyentes” de esta historia.13087340_1163357703674760_7890531324777032048_n

Dichas reacciones que han llegado a cabrearme, como lectora, me hacen darle la enhorabuena a Marissa, ya que nos ha hecho tan del argumento, que cuando uno de los personajes se equivoca, mete la pata o es, simple y llanamente, “tonto” (por no decir algo peor), nos sienta mal. Y si algo nos hace sentir bien, mal, enfadarnos, enamorarnos, llorar, reír, sentirnos… fogosos, es porque el escritor ha sabido transmitir lo que deseaba y que sus personajes desprendan esa empatía que nos hace meternos en su historia.

La trama sexual sigue dando mucho juego, solo que está mejor complementada que la anterior con un cuadro mucho más versátil, ya que no es lo mismo unas vacaciones de lujo sin más preocupaciones que las que precisamente los unió que nuestro día a día, nuestro trabajo y vivencias personales ya más desarrolladas.

En esta segunda entrega, se vive más de cerca lo bueno y lo malo. Sus defectos y virtudes, sus deseos, miedos y secretos.

Paul, puede llegar a ser tan atractivo como misterioso, exigente, bobo y terco. Y Marina, no menos terca, puede llegar a ser un poco tonta o fácil de convencer con sexo. Creo que a pesar de ser personajes inteligentes y picantes, también tienen mucho de inocentes. Os invito a conocer en esta segunda parte a otros muchos secundarios que nos darán muchos dolores de cabeza, pero que ayudarán a tener un final digno del comienzo de la saga.

No digo más, solo recomendar la novela. Mucho mejor que la primera. Eso sí, habrá páginas que… mejor tener una tila cerca si eres de los que se cabrea con las tonterías humanas. JA, JA.

Enhorabuena, Marissa. Esperando tu siguiente obra.

___________________________

Publicado por María del Pino.

Anuncios

Mírame. El juego de Marina, de Marissa Cazpri.

14080043_955268561250317_7299020607406005042_nUna vez más, ando leyendo novela erótica de esta autora cordobesa. En esta ocasión hago este post para comentaros mi impresión sobre “Mírame. El juego de Marina”, la primera de una bilogía erótica que está dando tema para hablar.

Es curioso ver la rapidez con la que la he absorbido. En general me ha gustado bastante la saga (aunque admito que la segunda, “Mírame. Ahora te toca a ti” es mucho mejor y me parece más intensa a la hora de completar la historia que se esconde detrás del sexo y la atracción). Hablando de esta primera, me ha parecido rápida, amena, muy de “tú a tú”. De fácil comprensión y lectura.

Por poner alguna pega antes de comenzar a hablar sobre sus puntos positivos, decir que lo único que no me agrada es el uso más o menos frecuente de palabras más “fuertes” y subidas de tono en los actos sexuales. Ya comenté mi gusto (personal) sobre un “vocabulario menos duro” y algo más sutil para las escenas de sexo, así que me siento en la obligación de recalcar que Marissa sabe situarnos en todo momento en el lugar y que, a pesar de no gustarme “eso”, me ha mantenido totalmente enganchada al juego, a la intriga y a la incertidumbre de los personajes y sus personalidades.

En esta morbosa novela nos presenta el dúo Marina-Paul. Ella, se trata de una mujer algo decepcionada de su vida amorosa puesto que su marido le puso los cuernos, haciéndola así pasar al estado civil: divorciada. No es muy asidua al ligoteo y a rollos de una noche. Su mejor amiga, opuesta a ella, la anima y empuja a pasar una semana en un hotelazo de las Islas Canarias. Ya en el avión conoce al “guiri-borde” que se convertirá en el temor y placer de sus sueños eróticos más deseados. Paul, en cambio, resulta ser un galán metrosexual deseado por todas. Siempre obtiene lo que quiere y no está acostumbrado a que nadie le niegue nada. Por azares de la vida, acaban enredados en el hotel, viviendo unas vacaciones que está claro que jamás olvidarán, ya que hay segunda parte.

mirame

Al principio, muestran una relación amor-odio. Marina, desatada por el jugueteo sexual de jugar con ella misma, sin querer se acaba masturbando ante los ojos de Paul en diversas ocasiones, despertando su deseo y fantasías. Por otro lado, él se encuentra en un balancín de “te lo daría a ti si me dejaras”, ya que acaba teniendo relaciones con otras ante la mirada morbosa de Marina, a la cual le suelta siempre “mírame”.

Esto de “toma y daca”, “vivo sin ti, pero no vivo”, etcétera, acaba dando bastantes quebraderos de cabeza hasta al propio lector (esto es debido a la empatía que sintoniza al personaje con uno mismo), ya que a pesar de despedirse habiendo pasado unas vacaciones de lujo, el destino los une de nuevo, haciendo que surjan los problemas y que Marissa nos tenga que presentar un desarrollo un tanto peculiar de dos personas que se desean, pero no encuentran otra cosa que no sea motivos para NO estar juntos.

El final de la novela es un final completamente abierto. Un final que de inmediato te invitará a adquirir la segunda entrega para devorarla con mayor rapidez. De ella, ya os hablaré en otro post.

Conclusión general no solo de la novela: Marissa Cazpri es una escritora de desbordante y apasionada imaginación que sabe crear una situación completa y morbosa allá donde sus dedos comiencen a teclear. Tiene momentos muy eróticos en los que la autora no se muerde la lengua (ni los dedos o el pensamiento) para describirnos con pelos y señales las aventuras y la lujuria de los protagonistas.

Enhorabuena, compañera.

Esperando a la siguiente.

___________________________

Publicado por María del Pino.

MI PROTEGIDA. El guardaespaldas de Suzanne, de Marissa Cazpri.

Soy de las personas cuya opinión personal es que si en una novela no hay un mínimo de amor, cojea (no estoy diciendo que sea mala, ¡ojo!). Cuando hablo de un mínimo, hablo de amor maternal, paternal, de hermanos, amistad, carnal, etc. Debe haber un “algo” porque si no, carecería del sentimiento humano mayor. Sin amor no somos nadie. Como digo en las entrevistas que me hacen: cuando uno no tiene amor, llora por desamor, que… para el caso, lo mismo da, que da lo mismo. Y si hablamos ya de novelas eróticas en sí, pienso que si de verdad una novela erótica quiere ser BUENA, debe tener un mínimo de factores que la acompañen y hagan entretenida. No todo lo que se lea debe ser deseo, sexo, lujuria, sexo, besos, sexo, tocar, sexo, etc y más sexo. Sobre todo, cuando hablamos de novelas del grosor de MI PROTEGIDA. El bba9582f-4346-4c94-8469-d01a988b2319guardaespaldas de Suzanne, que tiene un volumen bastante considerable.
A mí, particularmente, me encanta el tema amor, el romance, que suba el tono e incluso sonroje de vez en cuando, pero que tampoco sea quedarse empalagosa de cursiladas y amor. Tampoco me gusta que en una novela, por muy “erótica” que sea, haya muchas “guarradas” continuas porque soy algo… MOJIGATA. Y no me importa reconocerlo: leer mucha palabrería grosera o palabras como “chupar, chupar, lamer y chupar” acompañadas de lo propio (y estoy siendo muy fina), me provoca dolor en las pupilas… jeje. Cosa que aquí no me ha ocurrido, haya, lo que haya escrito porque todo tiene su “por qué” y su medida razonable para aquellos lectores que sean de carácter más discreto.

Por fortuna, mi querida amiga y compañera Marissa Cazpri, nos presenta en su obra una GRAN novela cuyo tema principal es el romance entre Suzanne y su guardaespaldas Rick.33 Obviamente no desvelo nada que ya no esté ya dicho. Ellos son unos personajes con presente, pasado y futuro que encierran un mundo interior un tanto oscuro y conservador.
Ambos, al encontrarse, caen en el jueguecito del sexo como dos lobos ansiosos y desesperados. Eso sí… con reglas que ya no escribiré por no desvelar el pastel. La pasión florece entre los dos con un roce de sus cuerpos, una palabra, una mirada furtiva o no… En definitiva, las hormonas se despiertan con solo pensar el uno en el otro.

Lo que realmente me gusta y ha gustado de la novela no es el sexo. No. Lo que me tenía muy enganchada ha sido y es la trama que la envuelve, ya que aunque al principio parece estar en un plano un poco secundario, absorbe y acapara por su importancia y buen ritmo en la línea temporal en la que van transcurriendo los distintos hechos. El acosador de Suzanne esconde muchos más misterios de los que parece que, añadidos a ella y a su turbulento y misterioso pasado, crearán en el lector una serie de dudas.

Su lectura es fácil y amena. Mirad si digo AMENA que me lo he leído en dos mañanas. No he tardado menos porque tenía otros asuntos pendientes. Es una novela recomendable que animo a leer. Los personajes son curiosos y de diario, personas de a pie a pesar de su grandeza artística e intelecto, que es lo que entusiasma al lector, ya que nuestra principal función como escritores, como NOVELISTAS, es principalmente entretener al lector o lectora en toda la obra sin que pierda el hilo  de la historia (aunque sí crearle dudas o misterios adrede). Esa es la magia del narrador, del escritor y su pluma.

Marissa-2-e1463914961687-1021x580

No soy de leer mucha novela erótica, pero si me dan contenidos y argumentos tan buenos de fondo, que me den lo que quieran. Sobre todo, si es de esta autora.

No sé si quiero ser una protegida más por el tema de lo que le sucede y sucedió a nuestra protagonista Sussi, pero sí me hago oficialmente, además de compañera, una lectora más de Marissa Cazpri.

Echando la memoria atrás y tirando de mi hemeroteca personal…¿Quién me iba a decir a mí que aquella bella mujer que llevé a la radio para leer uno de sus relatos porque me seguía a mí, hoy sería una gran escritora a la que yo también seguiría? La gracia del destino.

EHORABUENA, MARISSA. Eres increíble.

María del Pino.

(Escritora, ilustradora, guionista, ex-locutora de radio y directora de cine)